Bienvenidos al blog dedicado a San Antonio de Padua de Arahal. Sólo quedan...
Si buscas milagros mira: muerte y error desterrados, miseria y demonios huidos,leprosos y enfermos sanos. El mar sosiega su ira, redímense encarcelados, miembros y bienes perdidos recobran mozos y ancianos. El peligro se retira, los pobres van remediados. Cuéntenlo los socorridos, díganlo los Paduanos. El mar sosiega su ira, redímense encarcelados, miembros y bienes perdidos recobran mozos y ancianos. Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo. El mar sosiega su ira, redímense encarcelados, miembros y bienes perdidos recobran mozos y ancianos. Ruega a Cristo por nosotros, antonio Glorioso y Santo para que dignos de sus promesas seamos, Amen.

14 de marzo de 2017

LOS TRECE MARTES A SAN ANTONIO DE PADUA.( I )

Entre las devociones que los fieles cristianos suelen tener a los Santos particulares, difícilmente se encontrará otra más popular, más arraigada en los corazones y que los mismos fieles tengan por más eficaz, que la del insigne hijo de San Francisco, nuestro glorioso San Antonio de Padua.

Y entre las devociones a San Antonio, la más practicada por considerarse la más eficaz para obtenerse la gracia o favor que se desea, es la de los 13 martes o domingos a San Antonio, que debe hacerse siguiendo las instrucciones siguientes.

1º.- Deben ser seguidos los 13 martes o domingos.
2º.-Comúlguese en cada uno de dichos días, previa confesión sacramental .
3º.-Récense en cada martes o domingos, las oraciones que van después de estas               instrucciones.
Se aconseja, además, lo siguiente:
4º.-Que en cada martes se hagan mortificaciones o se dé alguna limosna a los pobres       en honor de San Antonio.
5º.-Que se visite al Santísimo Sacramento en alguna Iglesia Franciscana o en su                   defecto en otra cualquiera, rezando la estación Franciscana de 6 Padres Nuestros,       Ave Marías y Glorias, que tiene concedida indulgencia plenaria por S. S. León XIII.

MODO DE HACER LOS TRECE MARTES
Oraciones parca todos los días.
Acto de Contrición.
Amantísimo y solícito protector mío San Antonio: postrado humildemente a tus pies, te ofrezco estos piadosos ejercicios, para que me obtengas de la divina Majestad, el perdón de todos mis pecados, las virtudes cristianas, la perseverancia final y la gracia especial que solicito. Y si esto no me conviene, la conformidad con la voluntad de Dios, tanto en ésta como en todas mis adversidades. Haz, oh santo glorioso, que durante estas trece semanas que consagro en tu honor, me conserve en gracia y amistad de Dios y que nunca me aparte de El por el pecado, para que después se me conceda estar en tu compañía por toda una eternidad en la Gloria. Amén.

MARTES PRIMERO.
Considera hoy a San Antonio, como estrella mensajera que en nombre de Dios, te llama a la vida de la gracia si has tenido la desdicha de perderla, a la vida interior si andas disipado y a la propia santificación el de ella te has olvidado.
Contempla también el gozo que San Antonio experimentaría cuando, habiendo triunfado de las asechanzas del demonio, de los halagos de la carne y de los respetos mundanos, hizo a Dios voto de perpetua castidad en manos de la Santísima Virgen.
(Medítese un poco en lo anterior y hágase la petición y después dígase la siguiente oración).
¡Oh glorioso San Antonio! por la prontitud con que seguiste las inspiraciones del cielo y por el inefable gozo que experimentaste al consagrarte a Dios con voto de castidad, alcánzame la gracia de que también yo siga con diligencia y fielmente, los divinos llamamientos y de que me conserve siempre casto de alma y cuerpo según mi estado. Amén.


Práctica: Desde este martes hasta el siguiente, has de hacer cada día tres actos de mortificación para obtener la pureza de alma y cuerpo.


Reza luego un Padre Nuestro, Ave María y Gloria o las letanías de San Antonio o el responsorio y lo mismo harás en todos los martes, terminando con un Padre Nuestro por la intención del Sumo Pontífice.



No hay comentarios:

Publicar un comentario